El GLP o gas licuado de petróleo es el combustible alternativo más utilizado en el mundo. Hay más de 25 millones de vehículos que se mueven con GLP, de los cuales 15 millones están en Europa y más de 70.000 en España, según datos de la Asociación Española de Gas Licuado. Y su cifra va en aumento gracias a su bajo índice de contaminación y por otras ventajas que ahora te vamos a contar. Pero ¿realmente qué es el GLP?

El gas licuado de petróleo también se conoce como Autogás, un término muy común para referirse a este tipo de combustible cuando se aplica al sector de la automoción. Se trata de una mezcla de butano y propano. ¿De dónde procede? El 65% del gas licuado se genera durante la extracción de gas natural y tan sólo un 35% se extrae del refinado de petróleo. Hay que añadir que casi no lleva azufre ni otras sustancias metales, además, este gas se somete a presión, pasando a un estado líquido, por lo que ocupa menos volumen.

Los vehículos que utilizan GLP se basan en modelos con motor de gasolina que se adaptan o transforman para poder utilizar también Autogás.

5 razones para elegir un coche GLP

¿Y por qué es un combustible cada vez con más adeptos? Estas son las ventajas del GLP.

1.- Combustible más ecológico

Durante la combustión del GLP, genera un 36% menos de emisiones de CO2, un 15% menos que la gasolina y un 10% menos que el Diesel. Hay que añadir que no es un gas de efecto invernadero y que no genera residuos.  Y estos beneficios para el medioambiente nos llevan a la segunda ventaja.

2.- Con etiqueta ECO

A los coches que utilizan GLP les corresponde la Etiqueta ECO de la DGT, sin duda, algo muy importante si te mueves por grandes entornos urbanos. Al tener esta etiqueta, no pagas el impuesto de matriculación, tienes un ahorro de hasta el 75% en el impuesto de circulación (IVTM), puedes acceder y moverte por el centro de las ciudades y cuando hay protocolo de contaminación, además, disfrutas de descuentos en zonas de estacionamiento regulado y en autopistas de peaje de algunas ciudades.

3.- Mayor autonomía

Como los coches que usan GLP se basan en modelos con motor de gasolina, cuentan con la ventaja de disponer de dos depósitos, uno para el Autogás y otro para la gasolina por lo que el resultado es una autonomía que supera los 1.000 kilómetros sin necesidad de parar a repostar.

4.- Más barato

El GLP es un combustible que cuesta la mitad que la gasolina, por lo que si sólo utilizas el Autogás para moverte estarás ahorrando un 50%.  Es verdad que el precio de un modelo GLP frente a uno solo de gasolina, tiene un sobrecoste de entre 1.500 y 2.000 euros, pero es fácilmente amortizable si realizas muchos kilómetros. Comparado con un diésel el ahorro puede estar entre el 15% y 20%. En este enlace puedes calcular el ahorro.

A este ahorro en el precio del combustible hay que añadir un mantenimiento más económico ya que el GLP es más limpio y produce menor desgaste de los cilindros y otros elementos del motor.

5.- Amplia red de gasolineras con GLP

En España hay más de 600 estaciones de servicio donde se puede repostar GLP. Dónde más gasolineras se concentran es en Cataluña, con 116, Andalucía, con 110, Madrid con 77 y Comunidad Valenciana con 58. Además, hay que destacar que el repostaje es similar a un vehículo de gasolina o diésel.

Puedes buscar la estación de GLP más cercana en este enlace