Ahora ya puedes moverte con un Ford Fiesta sin problemas de acceso a centros urbanos ni protocolos de contaminación. Te contamos las claves del nuevo Ford Fiesta GLP.

Cuidar el medioambiente está entre los objetivos de Ford. Por este motivo su gama de modelos crece para ofrecer alternativas más ecológicas al alcance de todos. La gran noticia nos llega de la mano del nuevo Ford Fiesta, que ahora está disponible en versión GLP.

¿Qué ventajas tiene el Ford Fiesta GLP? Que se puede conducir utilizando gas licuado de petróleo o Autogás y aprovechar las muchas ventajas del GLP frente a la gasolina o al diésel.

Las claves del nuevo Ford Fiesta GLP

  • Basado en la versión del Fiesta con motor de gasolina 1.1 TiVCT, llega a los concesionarios el nuevo Ford Fiesta 1.1 PFi GLP con 75 CV. Emite un 15% menos de CO2 que un coche con motor de gasolina y un 10% menos que un diésel.
  • Su mayor ventaja es que tiene la etiqueta ECO de la DGT: con libre acceso al centro de grandes ciudades, sin restricciones cuando hay protocolo de contaminación, exento de impuesto de matriculación, con descuentos en el impuesto de circulación (IVTM), aparcamiento en zona regulada, descuentos en autopistas de peaje y con horario ampliado en zona de carga y descarga de algunos municipios.
  • Se puede elegir con el equipamiento Trend y ST-Line, un coche urbano que de serie incluye asistente de cambio involuntario de carril, frenada de emergencia, arranque en pendiente, aire acondicionado, lunas tintadas, doble conexión USB y una larga lista de equipamiento.
  • Lo eco y lo deportivo no están reñidos. Ford ofrece el Fiesta GLP ST-Line con una imagen muy deportiva. Incluye: parrilla frontal en panal, faros antiniebla con ribetes oscuros, paragolpes delantero y trasero exclusivo ST-Line en color de la carrocería, suspensión deportiva…
  • El depósito de GLP ocupa el hueco de la rueda de repuesto y no afecta a su capacidad. ¡El maletero mantiene sus litros de almacenaje!
  • Ahorrarás un 50% en el precio del combustible. El precio del litro de GLP es más barato que la gasolina y, además, su mantenimiento es más económico porque el combustible es más limpio y no produce tanto desgaste en los elementos del motor.

¿Te apuntas a la conducción con gas GLP?