Consejos para circular por ciudad

pareja

Coches, motos, bicicletas, autobuses, peatones… Son muchos los usuarios que comparten las calles de una ciudad, esto unido a los muchos cruces, semáforos y señales de tráfico que hay que respetar hace que la tarea de conducir un coche no sea sencilla.

Conduce sin estrés y sin agresividad

Los atascos son uno de los inconvenientes más temidos de las grandes ciudades. Si a esto le unimos el ruido y que el riesgo de atropello es más elevado que en carretera el resultado es que por lo general se conduce con estrés, una situación que en muchas ocasiones se convierte en agresividad. Somos poco tolerantes al volante y nos enfadamos ante cualquier situación que nos incomoda.

Regla número 1: conduce sin estrés, sé tolerante al volante y no seas agresivo. Sólo provocará que aumente tu riesgo al volante. Un buen consejo es salir con tiempo suficiente de casa.

La concentración debe de ser máxima

Las distracciones son las principales enemigas de la conducción en ciudad por los muchos factores y elementos que interactúan en las calles. A 50 km/h un coche recorre casi 14 metros en sólo un segundo. Un segundo es lo que puedes dejar de mirar cuando miras el teléfono móvil, cambias la emisora de radio, atiendes a tu bebé o manipulas el navegador.

Regla número 2: al volante, cero distracciones.

El peligro de los atropellos

Los atropellos a peatones son uno de los accidentes más frecuentes en ciudad y, aunque aquí es importante remarcar que en uno de cada tres atropellos hay una imprudencia del peatón, el conductor debe extremar las precauciones. En este sentido hay que conducir con los cinco sentidos para poder actuar ante cualquier imprudencia de un peatón o situación de emergencia. Según una encuesta de Ford, el 65 por ciento de españoles, sobre todo los más jóvenes, admite utilizar el teléfono mientras cruza la calle.

Regla número 3: Recordemos que los peatones, ciclistas y motoristas son los usuarios más vulnerables de las calles. ¡Mucha atención en todo momento!

Más consejos para un trayecto seguro por ciudad

  • Ante un paso de peatones, en zonas escolares y cuando la visibilidad es reducida, reduce la velocidad.
  • No hagas señas a los peatones para que crucen, especialmente a niños, porque puede haber conductores que no se den cuenta y colisionen.
  • Máxima precaución en maniobras marcha atrás porque la visibilidad es más reducida.
  • Revisa periódicamente los neumáticos de tu coche. Si están desgastados o no llevan la presión correcta, al frenar recorrerán mayor distancia pudiendo provocar un atropello o colisión.
  • Uno de los enclaves donde más colisiones se producen en ciudad, es en las rotondas. No todos los conductores saben cómo conducir correctamente: quien circula por el carril de la izquierda no puede abandonar la rotonda y para abandonar la rotonda hay que situarse en el carril derecho.
  • Respeta los semáforos y si está en ámbar debes parar (no acelerar como hacen muchos). Y siempre precaución ante un peatón imprudente que cruce con el semáforo en verde para vehículos.
  • Y recuerda que en los cruces la preferencia la tiene el vehículo que tiene la derecha libre excepto cuando haya semáforos o señales de stop o ceda el paso que regule el paso. Ante un posible conductor despistado, es aconsejable aumentar la precaución en los cruces, anticipándonos para reaccionar con tiempo.