Los neumáticos siempre a punto

03_neumaticos

Los neumáticos son el único elemento del vehículo que está en contacto con el asfalto. Una presión y un estado correctos son claves para la seguridad.

“Abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso”. Ya estamos en primavera y los refranes nos recuerdan que la lluvia hará acto de presencia, pero da igual que sea verano, otoño o invierno. Los neumáticos hay que mantenerlos en buen estado siempre porque es un elemento esencial para una máxima seguridad en carretera. Por muy buen coche que conduzcas, no te servirá de mucho si los neumáticos los llevas desgastados o con la presión incorrecta.

Con la presión correcta, ni más ni menos

El vehículo y el modelo del neumático establecerán la presión correcta para un coche concreto. Los fabricantes la indican en el manual de instrucciones del vehículo la cual no debe desviarse más de 0,3 bares por arriba o por abajo.

Con una presión inferior a la recomendada: tu coche consumirá más, la adherencia será menor, las frenadas más largas y el desgaste será más intenso. Y si además el suelo está mojado, aumenta el riesgo de sufrir aquaplaning porque el neumático no será capaz de evacuar el agua de forma eficaz. ¿Sabías que el neumático es responsable del 20% del consumo de combustible de un coche? Toma buena nota.

03_presion-neumaticos

Con una presión más alta de la recomendada: la adherencia también se reduce, el coche se comporta peor y eso se traslada a un viaje más incómodo, aumenta el peligro de reventón del neumático por sobrecalentamiento y la posibilidad de averías en la suspensión y en la dirección.

Cuándo cambiar un neumático

Los fabricantes de neumáticos recomiendan revisar la presión al menos una vez al mes y siempre antes de realizar un viaje. Todos los conductores podemos encargarnos del mantenimiento del neumático y, además de revisar la presión, comprobar periódicamente su estado. ¿Tiene grietas, golpes, deformaciones…? Entonces es momento de cambiarlo.

Pero también tendrás que cambiarlo cuando la profundidad del dibujo sea inferior a 1,6 mm que marca la ley, aunque es aconsejable no apurar y cambiarlos cuando el dibujo alcance los 2 o 2,5 mm. Y te lo decimos porque con un neumático desgastado se pierde adherencia, más aún cuando el suelo está mojado. Lo suficiente para sufrir una colisión o no.

A la hora de elegir los neumáticos de tu coche, opta por unos de buena calidad y revísalos periódicamente para que tu seguridad y la de los pasajeros sea máxima.